Ir al contenido principal

Acústica Alpha

Alpha Yaya Diallo 

Este texto ha sido copiado de Archive.org que a su vez fue publicado en una Blog que ya cerraron, La Coctelera. Originalmente esta entrevista lo publiqué en el Diario El Popular de Toronto | Contiene varios errores ortográficos. Un buen día de estos, los empezaré a corregir. - Omar Ruiz-Diaz 


15 Noviembre 2005

Mondo Africa

Despachos desde el Oeste

Existe una atracción popular por los prodigios que destila la musica africana. Lo confirma el cartel “No hay Entradas” que cuelga del Centro Chan en los bosques de la Universidad, varios dias antes de la Cumbre de Guitarristas del Africa. La propuesta anade, ademas, la dimension social del que sus integrantes decididamente estan comprometidos. Alpha Yaya Diallo, por ejemplo, esta involucrado en un proyecto con la ONU en sus esfuerzos por disminuir la pobreza en la region. Los demas han estado en Barrie, colgados del tren de Geldof.

Por Omar Ruiz-Diaz

En Vancouver, Columbia Britanica.

Bajo sus brazos, el instrumento que captura en notas los suenos del africano naufrago que desciende del desierto, por entre los escondrijos y miradas de hoguera que disparan desde aquellos lejanos obscuros paises abolidos por hambrunas, enfermedades y sequias, por guerras tribales, miseria y abandono. Con el 20 % de la población enferma de SIDA, paises donde las refriegas son aceitadas por traficantes de armas. Ninos como espectros que parecen ancianos, y ancianos como sacos de huesos que esperan impasibles la muerte, indefensos como ninos. Gobiernos corrompidos, caudillos que siguen robando y acumulando fortuna mientras inmigrantes saltan la valla como bolidos en busca de la tierra prometida…


“Son demasiadas las cosas de lo que podemos hablar”, subraya Alpha Yaya Diallo con esa mirada perdida por sobre las consolas, en un estudio de grabacion en el distrito de North Vancouver. “La ONU debe garantizar que los fondos de ayuda lleguen a buen recaudo, lejos de los senores de la corrupción”.

El tiempo que ofrecio el musico a El Popular fue escaso, puesto que su album debia terminar y ser enviado a la central de la ONU en Ginebra por mensajeria rapida al dia siguiente. Suficiente, sin embargo, como para sustentar su filosofia ligada a los deseredados de su tierra y adelantar detalles del African Guitar Summit, a llevarse a cabo este sabado 19 de Noviembre, en el teatro Chan de la Universidad de la Columbia Britanica (UBC).

“Este proyecto es muy interesante, en el cual se presentan diferentes musicos del Africa; cada uno trae la riqueza cultural de sus origenes, de Kenya, de Ghana, de Madagascar, de Ruanda”, dice refiriendose a sus companeros de reparto, uno de ellos, Naby Camara de su nativa Guinea. Luego, el viejo maestro de la guitarra Pa Joe de Ghana, junto a La “Voz de Oro” Theo Boakye y el genio de los tambores, Kofi Ackah; el profesor de la guitarra festiva de Kenya, Adam Solomon; el “bluesy” Mighty Popo de Burundi/Rwanda y desde Madagascar, el “Rapido de Plata” en guitarra y armonica, Donne Robert junto al multiple ganador de los Junos, Madagascar Slim.


Cada uno de estos guitarristas son expertos en su propio estilo y viven en distintos sitios del Canada, quienes han lanzado un ensamble a finales del ano pasado y que lleva el mismo titulo del espectáculo. “Es, quizas, el mejor ejemplo de la fertilizacion cross-cultural entre Africa y el Hemisferio Oeste”, apunta Diallo.

“Nosotros tenemos una mision –a travez de la musica- de impulsar la paz, estabilidad politica, la lucha contra el SIDA y otras enfermedades en Africa”, afirma como un ensanchamiento de las declaraciones de Mighty Popo durante el megaconcierto LIVE 8 en Barrie, Ontario, el pasado verano: “La paradoja es que ahora apoyamos a estas naciones a ayudar al Africa, siendo que estos mismos paises ayudaron al continente negro a empobrecerse”.

Hay una expresión citada recientemente por el columnista Ken Wiwa del rotativo The Globe and Mail, que se acerca de este “dilema”: Cuando el hombre blanco vino al Africa con su Biblia, los africanos vivian en sus tierras. Al marcharse este, los africanos se quedaron con la Biblia y el hombre blanco con las tierras.

La misma causa de Africa que estos guitarristas esgrimen, son los que blandieron Shakira, Manu Chao y Jamiroquai entre otros, en Paris, durante el concierto LIVE 8 de Versalles. “Lo importante es que se genere la critica, las oportunidades para que se converse sobre estos temas, para que se inspire a la juventud a pensar en lo social, en las necesidades de la gente mas pobre”, declaraba la colombiana, quien representa a UNICEF y dirige su propia fundacion sin fines de lucro, “Pies Descalzos”, que ayuda a la educación de ninos pobres en Bogota y Barranquilla.



Un documental acerca de Diallo y su musica fue filmado durante su visita a Guinea y, su vuelta a Canada. Se titulaba “Lo Mejor de Ambos Mundos” y fue difundido en principio por el Canal Bravo, en 2001. Luego, en frances e Ingles por CBC. En 1993 y 1996 respectivamente, fue nominado por los premios Juno (por sus albunes Nene y Futur). En 1998 gano un Juno (The Message) en la categoría Best Global y en 2002, otro Juno por The Journey. El guineano es un artista que habla directamente acerca de la condicion humana. Su lirismo contiene mensajes de esperanza, signos de corage e imágenes de miseria. Y, sobre todo, un omnipresente pulso ritmico sin parar.

El concierto del Centro Chan de Presentaciones Artisticas sera un espectáculo para privilegiados. No solo porque las entradas estan agotadas, sino por su excepcional acustica y su moderno diseno cilindrico. Según David Harrington, director artistico y violinista del cuarteto Kronos, “El Centro Chan posee la rara distinción de ser uno de los grandes y mejores salones de concierto del mundo…Hemos buscado por la profundidad y vida de nuestros sonidos, los cuales los hallamos aquí. Es un enorme logro construir una sala de conciertos donde la musica parece tener mas vida que nunca!”

El Centro Chan tiene una capacidad para 1500 personas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.

Ser Anónimo

No publicaré, como es lógico, el nombre de la destinataria ni su ubicación geográfica. Sólo diré que es una joven en sus 20's, que habla español y que vive en un país de habla hispana. En este punto pienso en el escándalo Cambridge Analytica que eruptó el 17 de Marzo del corriente año.

Ese dia, The New York Times, The Guardian y The Observer denunciaron que la empresa estaba explotando la información personal de los usuarios de Facebook, adquirida por un investigador externo que afirmaba estar haciéndolo para fines académicos.​ La consultora está acusada de haber obtenido la información de millones de usuarios, atentando contra las políticas de uso de la red social y de haber utilizado esos datos para crear anuncios políticos durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Esta tarde, así se lo hice saber a esta usuaria, he hurgado en el contenido de su cuenta, de su cuenta pública. Entonces me dí cuenta de lo vulnerable que somos los que conservamos que nuestra cue…

Misterio o Alucinación

Había en aquella fria y arrugada carretera, en las inmediaciones del Parque Natural da Serra de S. Mamede, una sensación de  olvido sobrecogedor. Ya he trazado mi huella siguiendo mi camino hacia el norte, cruzandome con pocos vehículos hasta este hito. A la derecha, la frontera española; a mi izquierda, los centros ubanos que se extienden hasta el Atlantico. El chubasco es una proximidad y la acepto resignado. Olfateo el aire y huele a lluvia. Empujo la bicicleta y empiezo a pedalear al encuentro de lo inevitable. 

Unos pocos kilometros mas adelante, bajo una todavía fina precipitación, me percato que hay un automovil siguiendome. Me paro al instante. Varios metros detrás, el coche también se detiene. Me aferro a los manubrios y permanezco quieto. No necesito mirar atrás para ver el escenario. De repente, unas gruesas gotas de lluvia se abaten sobre la comarca. 

Han pasado unos minutos de eternidad cuando decido ladear la cabeza. El pavimento de cemento se expande hasta el horizonte, c…