Ir al contenido principal

El Mundo Ideal



9 Octubre 2005


Remoto

Despachos desde el Oeste

24o Festival Internacional de Cine de Vancouver



“No concuerdo con la vida, no cambio mi ser, no cederé. Soy Estamira y punto”. Este no es el único grito de guerra de la sexagenaria que acumula arrugas de vida y de 20 años trabajando en un inmenso basural, en medio de cuervos, perros y colegas de infortunio. “Estamira”, primer largometraje del fotógrafo Marcos Prado en exhibición en la vigesimocuarta edición del Festival Internacional de Cine de Vancouver.

Por Omar Ruiz-Diaz | En VANCOUVER, COLUMBIA BRITANICA, Canadá.
Marcos Prado 
- ”No hay más inocentes, hay astutos al revés”, es otra sentencia definitiva de la insólita protagonista del documental ”Estamira”, una anciana esquizofrénica que se confiesa ”loca, sin juicio, pero consciente, lúcida”, y que se reconoce ”perturbada”, aunque sabe ”distinguir la perturbación”.

Su mundo es el basural a cielo abierto de Jardín Gramacho, que recibe buena parte de los residuos de la región metropolitana de Río de Janeiro y que recientemente ha sido convertido en relleno sanitario.

Basura es ”resto y descuido”, define ella, quien se declara ”enamorada” del relleno sanitario donde convive con otros ”catadores”, los pobres que allí sobreviven recogiendo alimentos descartados y desechos reciclables como latas, papel y vidrio. En otros países latinoamericanos son llamados basuriegos, pepenadores, cachureros, hurgadores, excavadores o buzos.

El filme que muestra esa vida penosa junto con el discurso desconcertante, con recursos poéticos y retóricos sorprendentes en una ”loca”, fue premiado como el mejor largometraje en el VII Festival Internacional de Cine Ambiental en Goias.

También ganó el premio de Prensa y del Jurado Popular de este festival conocido por sus siglas FICA, que tiene lugar cada año en aquella histórica ciudad ubicada en el centro de Brasil, a unos 340 kilómetros de Brasilia.

Pese a estos y otros galardones en festivales de Francia, Estados Unidos y República Checa, el filme de Marcos Prado, finalizado en 2004, aún no logró ser exhibido en el circuito comercial ni en la televisión en su país, como han logrado otros documentales brasileños últimamente, se lamentó André Trigueiro, periodista ambiental que presidió el Jurado del FICA.

Prado es un fotógrafo y productor de cine que por muchos años registró en fotos, publicadas en el libro ”Jardín Gramacho”, la evolución del basural. Cinco años atrás, al fotografiar personas, descubrió Estamira y se encantó por su forma de hablar por lo cual decidió filmarla.

Fueron cuatro años de filmaciones que produjeron 120 horas registradas en película y video. La película finalmente quedó reducida a 100 minutos, pero aún parece demasiado larga. Ganaría densidad y mayores posibilidades de seducción a los espectadores con un mayor recorte.

Alternando partes en blanco y negro, obscureciendo el triste ambiente basurero, y otras en color, el filme destaca principalmente el discurso del personaje central, que va perdiendo fuerza y vocabulario mientras la esquizofrenia se agrava a lo largo de los cuatro años.

Impactante es el ateísmo de Estamira que al final ya no soporta a su hijo devoto de una iglesia evangélica. Blasfema violentamente al oírlo decir textos de la Biblia. ”Dios sucio, violador, traidor”, grita ella, entre palabras más groseras aún.

En su locura, ella proclama teorías sobre los más variados temas, con una oratoria a veces exagerada, con una serie de tres o cuatro adjetivos, expresiones aclaratorias o antítesis, a veces equivocándose en palabras mal asimiladas.

”Uno no aprende en la escuela, donde solo se copia, uno aprende con los acontecimientos. La escuela es sólo copias, hipocresías y mentiras”, sostiene.

Los testimonios del hijo mayor y de dos hijas suyas permiten reconstituir la historia de Estamira. Se sabe entonces que tuvo un padre violento, por lo menos dos maridos, una madre que también sufrió alguna enfermedad mental. El remordimiento por haber internado a su madre en un manicomio la libró de tener el mismo destino. Sus hijas decidieron jamás repetir el error.

Hace 20 años que ella alterna períodos de dos o tres semanas en el basural, durmiendo al aire libre, y algunos días en su casucha en un barrio lejano, donde la visitan sus hijos.

Estamira odia a Dios, pero cree en la existencia de un ”control remoto natural superior” y otro artificial que, al parecer, tiene que ver con la tecnología desarrollada por los seres humanos.

Pero cuando se siente mal o tiene dolores, lo atribuye a un indefinido ”control remoto”.

Teoriza sobre el ”más allá del más allá” y sobre la muerte, el ”desencarnar”, que nada más sería asumir ”el formato transparente, invisible”. Además de diatribas contra Dios, que ”sólo habla de guerra” y su ”pena de Jesús”, ella se endiosa: ”Mi misión es mostrar la verdad y capturar la mentira”. ”Soy la visión de cada uno, nadie puede vivir sin mí”, asegura.

Tanta locura es porque ”mi cabeza trabaja mucho” y tiene adentro ”un cometa”, explica en el filme. Diagnostica que ”la tierra es indefensa” y su dictamen para el mundo de ”hipócritas, descarados e insignificantes” es que ”la única solución es quemar todo".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué pesado soy !

Hoy hay elecciones generales en Paraguay y, esto me lleva a recordar que tengo pendiente una composición con alguien de mi pueblo natal, Santa Rosa, en el departamento de Misiones. Una composición que me retrate ahí donde nací y crecí.

- Para que serviría esto ?, inquirir inquiriendo.
- Para agregar a otros testimonios de ilustres pobladores en una publicación que sirva como texto pedagógico, quien habla es alguien vinculada al mundo académico local.

Han pasado varias semanas sin dar señales de vida. De vez en cuando me indaga por Facebook, la vía de comunicación contemporánea. Le digo que quizás la próxima semana y así sucesivamente. Luego está Gloria, mi hermana, con quien dejo de hablar por temporadas. Hace tres días me pregunta si cual es mi opinión con respecto al devenir político del país sudamericano.

Es tan escaso mi entusiasmo hacia mis orígenes que quiero pensar que representa un autoengaño, una negación, un sentimiento de inferioridad, de culpabilidad, de inseguridad. La verdad…

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa …