Ir al contenido principal

Como el río que fluye.

Cuánto tiempo llevas viajando en bicicleta alrededor del mundo? Cuando empezaste ?


Pese a haber empezado en Abril de 1991 un viaje en dirección a las montañas, en realidad, hoy día, considero que no tengo una fecha de comienzo y del final de mi viaje. Porque me he dado cuenta que ya no es un trecho programado como quizás alguna vez ha existido. Hoy no hay hoja de ruta, no presupuesto. No existe un destino final. Por ejemplo, ahora mismo no estoy en plan de aventura propiamente dicho. Permanezco en la gran ciudad, en Madrid. Pero siento que no he dado punto final a mi viaje. Además, si observo la naturaleza de mi experiencia actualmente, ya no es una acción asimilable desde un punto de vista netamente anecdótico, numérico. En realidad, nunca lo fue. Ha adquirido definitivamente una trascendencia espiritual, de peregrinaje. Me importa más el contenido que la forma. Quiero decir que ahora realizo expediciones selectivas en tiempos y espacios específicos. Son micro viajes en medio del Gran Viaje en que todos, de alguna manera, estamos involucrados; el viaje de la Vida, el journey, que empieza cuando nacemos y termina cuando morimos.


Qué te hizo tomar la decisión ? Por qué lo haces ?


He tomado la decisión de partir porque he llegado a una situación de insoportabilidad en todos los sentidos (entre ir y no ir, ir). Es decir, viajar en bicicleta como una forma terapéutica. La verdad, estoy muy orgulloso de haberlo hecho. Al final, he acuñado frases como “la bicicleta es la medicina que cura todas las enfermedades” y “la bicicleta es la respuesta a todos los interrogantes”. Por algo me llaman “el gurú de la bicicleta” (sonrisa). Hoy promociono el uso de la bicicleta y la vida de aventuras. Hago charlas, a veces, en las escuelas y foros de aventuras y bicicletas, y, por supuesto, al compartir con la gente mi sitio de Internet, omarglobal.com


Háblanos un poco de ti… Quién es Omar? Una frase que para la vida que te defina.


Uff…(sonríe), hay muchas frases que estampan mi vida, mi personalidad. Ahora, ya que me dais la oportunidad de elegir, selecciono un fragmento de Manoel Bandeira, con el cual me identifico plenamente:


Ser como el río que fluye
Silencioso en medio de la noche.
No temer las tinieblas de la noche.
Si hay estrellas en el cielo, reflejarlas.
Y, si los cielos se cubren de nubes,
Como el río, las nubes son agua;
Reflejarlas también sin pena
En las profundidades tranquilas.


Soy un hombre a punto de cumplir 53 años, nacido en Paraguay, nacionalizado canadiense. Creo que estoy preparado para cualquier contingencia, atento a mi entorno, practicante del za-zen, un observador.  Muy agradecido con la vida que he vivido y sigo viviendo, más allá de mis limitaciones y condicionamientos. Dispuesto a disfrutar de lo que dispongo y aprovechar de todas las oportunidades para crear, crecer y aprender. Siempre, por supuesto, con mi bicicleta a mi lado (sonríe).


Cuantos países has visitado? Y kilometros en bici recorrido ?


Casi todos los países de las tres Américas y gran parte de Europa. Los kilómetros en bicicleta, incluidos los desplazamientos urbanos (he trabajado de mensajero de bicicleta -bike courier- en diferentes capitales, por ejemplo), pues, suman estimativamente en más de 100,000.   


Si tuvieras que elegir tres cosas que llevar en tu mochila de viaje: qué escogerías ?


En las escalas de lo fundamental, lo necesario y lo importante, escogería una cámara de fotos y videos, un cuaderno institucional (es un cuaderno donde se colecciona las palabras, firmas y sellos de las instituciones y personas que van colaborando con el proyecto) y un ordenador portátil.
Entendemos que la bicicleta es tu vehículo preferido. Cómo es la bici en la que viajas ? Cada cuanto tiempo la revisas ? Qué mantenimiento le haces ?


Es una Specialized que me ha regalado una señora, en 2001, quien nació en Zimbabwe y que regentea una tienda de bicis cerca de Portobello Road, en Londres.Como tira los dos remolques, requiere una revisión a menudo. Aprovecho la oportunidad de dar gracias a todas aquellas personas que están al frente de tiendas y talleres de bicicletas que me han ayudado a lo largo de estas dos décadas de desarrollar el proyecto Eco-adventures. He usado, por supuesto, varias bicicletas desde 1991, pero así, montado con dos remolques, de más de cuatro metros de longitud, lo llevo desde hace más de una década.


Cuéntanos un buen recuerdo que destaques de tus viajes. Algo malo ?


Nunca voy a olvidar los gestos de buena voluntad de miles de personas que he conocido a lo largo y ancho de las más de dos décadas de bicicletear y caminar por ahí (La dinámica de mi peregrinación se caracteriza por caminar y pedalear. Desmonto y camino cada vez que necesito). También ha habido malas experiencias, por supuesto, como por ejemplo, cuando fui virtualmente secuestrado por un narco en Chile o cuando caí al resbalar de una ladera, desarticulando mis dos hombros y hundiendome en las profundidades heladas de un lago, cerca de Tierra del Fuego. Viajar en bicicleta es una colección de experiencias, buenas y malas, que -si sobrevives- forma parte de una misma moneda.


Y mientras se viaja por el Mundo… De qué se vive ?


Actualmente confecciono artesanías relacionadas con la bicicleta que comparto con la gente junto a un poema, Desiderata, y que tienen muy buena acogida. Collares, pendientes, pulseras, llaveros, tobilleras; entregadas a la gente con el espíritu del Amor, la Paz y la Alegría. También, de vez en cuando, me quedo a trabajar generalmente en una Casa Rural a cambio de la comida y el alojamiento, o en un Hostal. O simplemente, permanezco en un sitio para trabajar en lo que sea e intentar ahorrar lo suficiente para seguir mi viaje.


Si hablaras con alguien quien está pensando en viajar por el Mundo en bicicleta, qué consejo le darías ?

Que no se anticipe en pensar demasiado en lo que va a pasar durante el viaje, que no se aflija. Que prepare sus cosas, marque sus objetivos y se ponga en marcha. Cerrar los ojos, apretar los dientes y tirarse al vacío. Ya por el camino, durante el camino, se irá adaptando a las cambiantes y constantes circunstancias y aprenderá, con disciplina y concentración, a aplicar sus correspondientes procedimientos de sobrevivencia. A vivir la Vida plenamente.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué pesado soy !

Hoy hay elecciones generales en Paraguay y, esto me lleva a recordar que tengo pendiente una composición con alguien de mi pueblo natal, Santa Rosa, en el departamento de Misiones. Una composición que me retrate ahí donde nací y crecí.

- Para que serviría esto ?, inquirir inquiriendo.
- Para agregar a otros testimonios de ilustres pobladores en una publicación que sirva como texto pedagógico, quien habla es alguien vinculada al mundo académico local.

Han pasado varias semanas sin dar señales de vida. De vez en cuando me indaga por Facebook, la vía de comunicación contemporánea. Le digo que quizás la próxima semana y así sucesivamente. Luego está Gloria, mi hermana, con quien dejo de hablar por temporadas. Hace tres días me pregunta si cual es mi opinión con respecto al devenir político del país sudamericano.

Es tan escaso mi entusiasmo hacia mis orígenes que quiero pensar que representa un autoengaño, una negación, un sentimiento de inferioridad, de culpabilidad, de inseguridad. La verdad…

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa …

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.