Ir al contenido principal

Melancolía dominical

He despertado de mi letargo con los ecos de los gritos y carreras de los niños rusos que corren a sus anchas por los corredores del Hostal Welcome, en el sur de Madrid. Minutos mas tarde me hallo en el pasillo, al borde de una de las ventanas del primer piso y, esta vez veo a los niños correr frente a mi, una y otra vez. Me pregunto si lograré escribir algo en medio de esta atmosfera. A veces, el grupo se concentra en el otro ala del edificio, pero luego vuelven a aparecer desde la escalera de la izquierda, corriendo unos tras otros. Como si no conociesen el cansancio. En la sala de reuniones, siempre atestado de gente, cuando coinciden con los niños árabes, patean una pequeña bola de goma de un extremo a otro, conmocionandome, ya que se acercan peligrosamente a mi posición, yo, con el ordenador abierto. Ultimamente, para coger WIFI, excepto en muy contadas ocasiones, me siento en el suelo de la planta baja, lo suficientemente alejado de los demas pero sin perder el área de frecuencia de Internet. Me estoy convirtiendo en un artista de la sobrevivencia, un experto en eludir los troncos que flotan sobre la superficie del río que fluye bajo el sol y las estrellas, los nubarrones y la oscuridad.


Lo que no puedo eludir son esas sensaciones de un Domingo al caer la tarde. Es un palpitar de imagenes y emociones que dejan, como una estela infinita, aquellas huellas de mi pasado. Cuando esto pasa, esto que llaman melancolía, pienso en esos momentos tan especiales que he vivido en algunos rincones de mi historia personal. Contemplo, por ejemplo, las avenidas de árboles frondosos que van desde un castillo hasta la angosta carretera totalmente desierta, cerca de Ecuielle, en Francia. El patio vacío de un colegio católico del barrio de Once, en Buenos Aires, donde fuimos todo el alumnado a jugar un torneo de futbol, en mi época del seminario. La playa de un lago tibio y deshabitado en San Bernardino, en Paraguay, cuando participabamos de un encuentro de boys scouts, poco antes de la cena. La galeria de enormes arcos y columnas del monasterio de Orval, al sur de Belgica, donde había ancianos en sillas de ruedas, con sus miradas perdidas hacia las ruinas de la antigua iglesia contigua. La levedad audible de una sinfonía de violín en esa Paris de callejuelas de piedras de Montmatre, un domingo como hoy. La inmensa quietud en los alrededores de las montañas que circundan una cabaña solitaria, al oeste de Lozoyuela. Me veo a mi mismo, tumbado sobre la hierba, en mi Santa Rosa natal, mirando el cielo azul, imaginando un mundo ideal.

Los niños rusos estarán cenando a estas horas. La cena aquí en el Hostal se sirve a las ocho de la noche. De vez en cuando, algunos residentes caminan por donde me encuentro. El universo de la pausa y de la atención plena se ha restablecido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa …

Qué pesado soy !

Hoy hay elecciones generales en Paraguay y, esto me lleva a recordar que tengo pendiente una composición con alguien de mi pueblo natal, Santa Rosa, en el departamento de Misiones. Una composición que me retrate ahí donde nací y crecí.

- Para que serviría esto ?, inquirir inquiriendo.
- Para agregar a otros testimonios de ilustres pobladores en una publicación que sirva como texto pedagógico, quien habla es alguien vinculada al mundo académico local.

Han pasado varias semanas sin dar señales de vida. De vez en cuando me indaga por Facebook, la vía de comunicación contemporánea. Le digo que quizás la próxima semana y así sucesivamente. Luego está Gloria, mi hermana, con quien dejo de hablar por temporadas. Hace tres días me pregunta si cual es mi opinión con respecto al devenir político del país sudamericano.

Es tan escaso mi entusiasmo hacia mis orígenes que quiero pensar que representa un autoengaño, una negación, un sentimiento de inferioridad, de culpabilidad, de inseguridad. La verdad…

Logística Fundamental

Estoy sentado -a la hora en que empiezo a escribir esto- en la sala de estar del Centro de Acogida de Zamora, Madre Bonifacia, el Albergue de Indigentes, patrocinado por Cáritas y gestionado, según la oficial de la Policía Local que me atendió este mediodía, por una firma privada. Supongo que es como las denominadas escuelas concertadas. Juan, uno de los monitores de este acogedor sitio, acaba de informarme las normas que hay que observar en todo momento, entre las que se hallan, por supuesto, no consumir drogas o alcohol dentro ni fuera del recinto; ser puntuales con los horarios, observar el respeto y las buenas maneras en las relaciones interpersonales, etc.
Juan, al igual que María, la directora, asi como Jesus, David, Luisa, los demás monitores, ya han tomado conocimiento de mi situación: un hombre con el rostro fatigado, arrastrando una feroz bicicleta que, logísticamente, es imposible de ubicar en ningun lugar. Mi inmediato futuro, sin embargo, está sujeto a este requerimiento:…