Ir al contenido principal

El milagro de Nadia


En algún lugar del Báltico, hoy, 9 de Febrero de 2018. Estamos, Nadia y yo, frente a una locutora de Radio local de un pequeño pueblo al sur de Riga. Afuera, la nieve acumulada tras los ventanales del edificio transmiten una sensación de paz. Normalmente, un estudio de Radio no posee ventanales al exterior pero ésta sí las tiene y resulta agradable que así sea. Son las diez de la mañana y da la impresión que en todo el pueblo no hay nadie. Apenas termina la tanda publicitaria cuando Olga se dirige a nosotros con una cálida sonrisa y, nos presenta como los aventureros, los caballeros de las carreteras.


“Los caballeros del Tiempo Presente”, le interrumpo. Inmediatamente se inclina hacia mí y me pregunta: “Como es eso ?”


“Sí”, digo con serenidad pero con firmeza. “Nos llamamos a nosotros mismos Los Caballeros del Tiempo Presente porque la dinámica de nuestras acciones se ubican en este tiempo y no en otro. No en el pasado, no en el futuro. No es que no nos importara ambas dimensiones o que nunca pensamos en aquellas cosas que pasaron y que pasarán, no. Actuamos en tiempo presente porque hace un año, hace un año exactamente ha pasado algo extraordinario, que Nadia se encargará de explicar, cuya consecuencia ha sido el cambio radical de nuestra forma de pensar y actuar. Hemos concluido que ya no hay marcha atrás y así va a ser hasta el dia de nuestra muerte”


Olga, la locutora parecía no diluir completamente este concepto, el del tiempo presente. De pronto el silencio se extiende por unos tres o cuatro segundos. Vuelve lentamente a recomponer su postura y mira fijamente a Nadia, como si le invitara a hablar.


“Fue algo extraordinario, un milagro”, empieza a decir ella. Coge el vaso de agua y bebe un sorbo. Asume una postura corporal recta, ya que tiende -tendemos- a jorobarse al sentarse durante un larga conversación y, empieza su relato. “A mediados del año pasado estaba yo postrada en mi cama sin ánimo de hacer nada. Parecía que no había un sólo mecanismo ni moral ni espiritual ni emocional que pudiera revertir mi situación. Entonces, en medio de la penumbra, se me apareció una luz. Pensé que se trataba de una alucinación causada por el tipo de música que estaba oyendo, una música suave. En realidad, no puedo describir aquello. Recuerdo que había una luz, una luz que albergaba mis sentimientos, pensamientos y acciones con suavidad y armonía. Fuí envuelta por algo muy cómodo que me dió una felicidad genuina, única. Sin duda, una dimensión que no conocía hasta entonces. Aquello duró quizás unos diez segundos. En ese transcurso me pareció oír una voz que me decía: “Nadia, levántate y haz las cosas que siempre has querido hacer. Sin excusas y sin condicionamientos”.


“Qué pasó luego de ese trance”, le preguntó Olga.


“Pues lo que ha pasado desde ese entonces fue que me levanté de la cama”, le responde Nadia, “y todo lo que no me daban ganas de hacer, como hacer ejercicios y andar en bicicleta o, simplemente salir a caminar en la calle, lo quería hacer sin pensar en el sacrificio que todo eso acarrea. Me sentí una nueva mujer, con absoluta conciencia del tiempo presente. Eso fue todo”.


“Y, cómo te encuentras hoy, después de ese milagro ?”

“Exactamente la misma que surgió aquel día. Es mas, mi motivación ha ido creciendo todos los días.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué pesado soy !

Hoy hay elecciones generales en Paraguay y, esto me lleva a recordar que tengo pendiente una composición con alguien de mi pueblo natal, Santa Rosa, en el departamento de Misiones. Una composición que me retrate ahí donde nací y crecí.

- Para que serviría esto ?, inquirir inquiriendo.
- Para agregar a otros testimonios de ilustres pobladores en una publicación que sirva como texto pedagógico, quien habla es alguien vinculada al mundo académico local.

Han pasado varias semanas sin dar señales de vida. De vez en cuando me indaga por Facebook, la vía de comunicación contemporánea. Le digo que quizás la próxima semana y así sucesivamente. Luego está Gloria, mi hermana, con quien dejo de hablar por temporadas. Hace tres días me pregunta si cual es mi opinión con respecto al devenir político del país sudamericano.

Es tan escaso mi entusiasmo hacia mis orígenes que quiero pensar que representa un autoengaño, una negación, un sentimiento de inferioridad, de culpabilidad, de inseguridad. La verdad…

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa …

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.