Ir al contenido principal

El milagro de Nadia


En algún lugar del Báltico, hoy, 9 de Febrero de 2018. Estamos, Nadia y yo, frente a una locutora de Radio local de un pequeño pueblo al sur de Riga. Afuera, la nieve acumulada tras los ventanales del edificio transmiten una sensación de paz. Normalmente, un estudio de Radio no posee ventanales al exterior pero ésta sí las tiene y resulta agradable que así sea. Son las diez de la mañana y da la impresión que en todo el pueblo no hay nadie. Apenas termina la tanda publicitaria cuando Olga se dirige a nosotros con una cálida sonrisa y, nos presenta como los aventureros, los caballeros de las carreteras.


“Los caballeros del Tiempo Presente”, le interrumpo. Inmediatamente se inclina hacia mí y me pregunta: “Como es eso ?”


“Sí”, digo con serenidad pero con firmeza. “Nos llamamos a nosotros mismos Los Caballeros del Tiempo Presente porque la dinámica de nuestras acciones se ubican en este tiempo y no en otro. No en el pasado, no en el futuro. No es que no nos importara ambas dimensiones o que nunca pensamos en aquellas cosas que pasaron y que pasarán, no. Actuamos en tiempo presente porque hace un año, hace un año exactamente ha pasado algo extraordinario, que Nadia se encargará de explicar, cuya consecuencia ha sido el cambio radical de nuestra forma de pensar y actuar. Hemos concluido que ya no hay marcha atrás y así va a ser hasta el dia de nuestra muerte”


Olga, la locutora parecía no diluir completamente este concepto, el del tiempo presente. De pronto el silencio se extiende por unos tres o cuatro segundos. Vuelve lentamente a recomponer su postura y mira fijamente a Nadia, como si le invitara a hablar.


“Fue algo extraordinario, un milagro”, empieza a decir ella. Coge el vaso de agua y bebe un sorbo. Asume una postura corporal recta, ya que tiende -tendemos- a jorobarse al sentarse durante un larga conversación y, empieza su relato. “A mediados del año pasado estaba yo postrada en mi cama sin ánimo de hacer nada. Parecía que no había un sólo mecanismo ni moral ni espiritual ni emocional que pudiera revertir mi situación. Entonces, en medio de la penumbra, se me apareció una luz. Pensé que se trataba de una alucinación causada por el tipo de música que estaba oyendo, una música suave. En realidad, no puedo describir aquello. Recuerdo que había una luz, una luz que albergaba mis sentimientos, pensamientos y acciones con suavidad y armonía. Fuí envuelta por algo muy cómodo que me dió una felicidad genuina, única. Sin duda, una dimensión que no conocía hasta entonces. Aquello duró quizás unos diez segundos. En ese transcurso me pareció oír una voz que me decía: “Nadia, levántate y haz las cosas que siempre has querido hacer. Sin excusas y sin condicionamientos”.


“Qué pasó luego de ese trance”, le preguntó Olga.


“Pues lo que ha pasado desde ese entonces fue que me levanté de la cama”, le responde Nadia, “y todo lo que no me daban ganas de hacer, como hacer ejercicios y andar en bicicleta o, simplemente salir a caminar en la calle, lo quería hacer sin pensar en el sacrificio que todo eso acarrea. Me sentí una nueva mujer, con absoluta conciencia del tiempo presente. Eso fue todo”.


“Y, cómo te encuentras hoy, después de ese milagro ?”

“Exactamente la misma que surgió aquel día. Es mas, mi motivación ha ido creciendo todos los días.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.

Ser Anónimo

No publicaré, como es lógico, el nombre de la destinataria ni su ubicación geográfica. Sólo diré que es una joven en sus 20's, que habla español y que vive en un país de habla hispana. En este punto pienso en el escándalo Cambridge Analytica que eruptó el 17 de Marzo del corriente año.

Ese dia, The New York Times, The Guardian y The Observer denunciaron que la empresa estaba explotando la información personal de los usuarios de Facebook, adquirida por un investigador externo que afirmaba estar haciéndolo para fines académicos.​ La consultora está acusada de haber obtenido la información de millones de usuarios, atentando contra las políticas de uso de la red social y de haber utilizado esos datos para crear anuncios políticos durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Esta tarde, así se lo hice saber a esta usuaria, he hurgado en el contenido de su cuenta, de su cuenta pública. Entonces me dí cuenta de lo vulnerable que somos los que conservamos que nuestra cue…

Misterio o Alucinación

Había en aquella fria y arrugada carretera, en las inmediaciones del Parque Natural da Serra de S. Mamede, una sensación de  olvido sobrecogedor. Ya he trazado mi huella siguiendo mi camino hacia el norte, cruzandome con pocos vehículos hasta este hito. A la derecha, la frontera española; a mi izquierda, los centros ubanos que se extienden hasta el Atlantico. El chubasco es una proximidad y la acepto resignado. Olfateo el aire y huele a lluvia. Empujo la bicicleta y empiezo a pedalear al encuentro de lo inevitable. 

Unos pocos kilometros mas adelante, bajo una todavía fina precipitación, me percato que hay un automovil siguiendome. Me paro al instante. Varios metros detrás, el coche también se detiene. Me aferro a los manubrios y permanezco quieto. No necesito mirar atrás para ver el escenario. De repente, unas gruesas gotas de lluvia se abaten sobre la comarca. 

Han pasado unos minutos de eternidad cuando decido ladear la cabeza. El pavimento de cemento se expande hasta el horizonte, c…