Ir al contenido principal

Prefiero ser irresponsable

Poco a poco estoy avistando una salida a este túnel de transicion en que se ha convertido Montreal para mí, estos meses. La primavera está aquí y, con ella, un plan. Escribir mi propio guión siempre me pareció dificil con la excusa de que todo ya está escrito, firmado y sellado. Incluso llegué a pensar que nuestros pasos ya fueron andados antes de andar. Por cierto, una de mis citas favoritas se desprenden de un salmo, el 23: 

Dios es mi pastor 
nada me falta.
En verdes praderas 
me hará descansar. 

Los destellos del destino nuestro está sobre la superficie de agua que ondula suavemente, movida por la brisa. Solo había que dejarse arrastrar, dejarse llevar como una hoja en medio del silencio y la soledad. Pero no. Como somos expertos en complicarlo todo, en tratar de ganar una orilla u otra constantemente, chocamos contra la pared de la realidad, una y otra vez. El destino se manifiesta a traves de pequeños y grandes eventos pero no vemos, no escarmentamos. Insistimos que aprendemos de nuestros propios errores cuando materialmente la rueda del círculo se reproduce hasta el infinito. 

El destino es, efectivamente, una gran eventualidad, no una gran casualidad. Yo no he nacido por casualidad en el lugar donde nací. Y todos esos acontecimientos que han pasado a lo largo y ancho de mis 54 años cumplidos, ese tobogán que constituye mi vida como sobreviviente, me guste o no, estan ahí por una razón. 

Tú eres una criatura del universo,
no menos que los árboles y las estrellas,
tienes derecho a existir,
y sea que te resulte claro o no,
indudablemente el universo marcha como debiera.

Me llegaron a insinuar de irresponsable, repetitivo y comodista al adjudicarme al destino como mi derrotero, de tomarme al pie de la letra esto de dejarse llevar por la corriente. Hete aquí mi incapacidad de organizacion personal, de construir un plan, de desarrollar un proyecto, de ser adulto. Todo lo dejo en manos del destino. Pasa algo bueno, el destino. Pasa algo malo, el destino. No pasa nada; eso no existe. Siempre pasa algo. Siempre. El destino es mi verde pradera donde me veo descansar. Donde me lavo las manos. Donde justifico todas mis irresponsabilidades. 

Porque, cómo torcer los designios del destino sin la sensación de que es otro intento de trazar un atajo para llegar a esta o aquella orilla ? El dilema es o soy listo o soy irresponsable. Prefiero ser irresponsable. 









Comentarios

Entradas populares de este blog

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.

Ser Anónimo

No publicaré, como es lógico, el nombre de la destinataria ni su ubicación geográfica. Sólo diré que es una joven en sus 20's, que habla español y que vive en un país de habla hispana. En este punto pienso en el escándalo Cambridge Analytica que eruptó el 17 de Marzo del corriente año.

Ese dia, The New York Times, The Guardian y The Observer denunciaron que la empresa estaba explotando la información personal de los usuarios de Facebook, adquirida por un investigador externo que afirmaba estar haciéndolo para fines académicos.​ La consultora está acusada de haber obtenido la información de millones de usuarios, atentando contra las políticas de uso de la red social y de haber utilizado esos datos para crear anuncios políticos durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Esta tarde, así se lo hice saber a esta usuaria, he hurgado en el contenido de su cuenta, de su cuenta pública. Entonces me dí cuenta de lo vulnerable que somos los que conservamos que nuestra cue…

Misterio o Alucinación

Había en aquella fria y arrugada carretera, en las inmediaciones del Parque Natural da Serra de S. Mamede, una sensación de  olvido sobrecogedor. Ya he trazado mi huella siguiendo mi camino hacia el norte, cruzandome con pocos vehículos hasta este hito. A la derecha, la frontera española; a mi izquierda, los centros ubanos que se extienden hasta el Atlantico. El chubasco es una proximidad y la acepto resignado. Olfateo el aire y huele a lluvia. Empujo la bicicleta y empiezo a pedalear al encuentro de lo inevitable. 

Unos pocos kilometros mas adelante, bajo una todavía fina precipitación, me percato que hay un automovil siguiendome. Me paro al instante. Varios metros detrás, el coche también se detiene. Me aferro a los manubrios y permanezco quieto. No necesito mirar atrás para ver el escenario. De repente, unas gruesas gotas de lluvia se abaten sobre la comarca. 

Han pasado unos minutos de eternidad cuando decido ladear la cabeza. El pavimento de cemento se expande hasta el horizonte, c…