Ir al contenido principal

Logística Fundamental

Estoy sentado -a la hora en que empiezo a escribir esto- en la sala de estar del Centro de Acogida de Zamora, Madre Bonifacia, el Albergue de Indigentes, patrocinado por Cáritas y gestionado, según la oficial de la Policía Local que me atendió este mediodía, por una firma privada. Supongo que es como las denominadas escuelas concertadas. Juan, uno de los monitores de este acogedor sitio, acaba de informarme las normas que hay que observar en todo momento, entre las que se hallan, por supuesto, no consumir drogas o alcohol dentro ni fuera del recinto; ser puntuales con los horarios, observar el respeto y las buenas maneras en las relaciones interpersonales, etc.

Juan, al igual que María, la directora, asi como Jesus, David, Luisa, los demás monitores, ya han tomado conocimiento de mi situación: un hombre con el rostro fatigado, arrastrando una feroz bicicleta que, logísticamente, es imposible de ubicar en ningun lugar. Mi inmediato futuro, sin embargo, está sujeto a este requerimiento: poder aparcar la bicicleta en algún espacio seguro. Había que buscar otras alternativas, ya que en la Policía Local y en Cáritas Diocesana, donde me han dado la autorización para quedarme en el Albergue, al menos hasta el Lunes, no han hallado un sitio físico para depositar la bicicleta mientras yo aproveche este servicio de hospitalidad integral, todo un privilegio.

Estaba yo atento a las otras alternativas paralelas -esto sucede al acabar las posibilidades por las vías  tradicionales-, cuando pasa una pareja con sus dos hijos frente al Albergue. Ella, desde el principio, se comporta como alguien con mente abierta. “- Soy alemana”, me dice sonriente. Un buen signo, gente disponible, solidaria (sí, en principio, ya que, de acuerdo a mi experiencia, hasta que no se concrete los hechos, sigue siendo un signo). Les explico mi situación muy rápidamente y quedamos con hallarnos exactamente en este punto a eso de las 4 de la tarde. Él anota mi teléfono y se marchan. Hora de comer en el Shelter, mientras tanto y, hay otros asuntos que resolver, propios de un recién llegado.

Poco antes de las cuatro de la tarde, en medio de una entrevista con Juan, el monitor de turno, suena mi teléfono. Mi intuición fue correcta puesto que nadie me llama por teléfono ni ahora ni antes: es Sergio, el que había prometido agenciarme un espacio en su garaje donde guardan la caravana cuando no están de viaje. “Estaré frente a la puerta del Albergue en 10 minutos”, dice. Llega puntualmente e inmediatamente me instruye en seguirle hasta el lugar donde está ubicado el garaje; él en su carro, yo en la bicicleta. Un par de cuadras por la avenida adyacente al baluarte de Zamora, doblar a la derecha en la esquina del Supermercado hasta llegar a otro canto a unos 300 metros más abajo; otra vez doblar a la izquierda en una zona de casas bajas anteponiendose a los edificios de apartamentos circundantes. Finalmente, nos hallamos frente al garaje que, al abrirlo, deja al descubierto una caravana, efectivamente, como me han señalado cuando nos encontramos en la Calle de la Reina, que es donde está ubicado el Albergue. Me hallaba en medio de una operación fundamental en la pizarra de estrategias logísticas de mi expedición. Sin esta asistencia necesaria no podría alcanzar la estabilidad y la paz de la mente que necesito para disfrutar de mi tiempo presente. Zamora es una hito histórico y monumental de mi camino. La Ponderosa estará resguardada aquí al menos hasta el Lunes. He conseguido un lugar para descansar, el mismo donde voy a comer. He conseguido aparcar mi bicicleta en un lugar seguro. La vida es buena para mí, muy buena.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué pesado soy !

Hoy hay elecciones generales en Paraguay y, esto me lleva a recordar que tengo pendiente una composición con alguien de mi pueblo natal, Santa Rosa, en el departamento de Misiones. Una composición que me retrate ahí donde nací y crecí.

- Para que serviría esto ?, inquirir inquiriendo.
- Para agregar a otros testimonios de ilustres pobladores en una publicación que sirva como texto pedagógico, quien habla es alguien vinculada al mundo académico local.

Han pasado varias semanas sin dar señales de vida. De vez en cuando me indaga por Facebook, la vía de comunicación contemporánea. Le digo que quizás la próxima semana y así sucesivamente. Luego está Gloria, mi hermana, con quien dejo de hablar por temporadas. Hace tres días me pregunta si cual es mi opinión con respecto al devenir político del país sudamericano.

Es tan escaso mi entusiasmo hacia mis orígenes que quiero pensar que representa un autoengaño, una negación, un sentimiento de inferioridad, de culpabilidad, de inseguridad. La verdad…

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa …