Ir al contenido principal

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa rodante también me acarrea inconvenientes.

La gente caritativa aparece por el camino, sí. Las instituciones como los Ayuntamientos y Bomberos ayudan bastante. Los campings me permiten plantar mi tienda en sus territorios. En general, me inunda una sensación de gratitud ilimitada al ser merecedor de tanta generosidad. Sin embargo, hay circunstancias en que las muestras de altruismo pueden estar condicionadas por su efecto no tanto oportunista diría yo, sino por la conducta bienintencionada de mis ocasionales anfitriones que naturalmente quieren saber algo de mí y de mis viajes.

Es como estar a expensas de la persona o familia que te ha brindado hospedaje, quien o quienes quizás inconscientemente buscan una retribución para apagar ese insoportable aburrimiento. Me convierto entonces en sujeto de entretenimiento por -algunas a veces- interminables horas. Es el precio del piso a pagar.

La convicción que al final de la jornada debo hallar un sitio seco y seguro para descansar tranquilo, me obliga intuitivamente a estar alerta alrededor de las cinco de la tarde. En verano boreal, este periodo de tiempo se flexibiliza correspondientemente. Es una especie de dependencia de los demás que no ocurriría si llevase un presupuesto establecido para cubrir mis gastos más elementales. Es así cuando los seres humanos configuran un acontecimiento previsible, cotidiano y recurrente.

Una de las cosas que me molesta es cuando me cuesta decir que no. Cuando digo de palabra pero es un no en la mente. El semblante incómodo de lo políticamente correcto. Por ejemplo, cuando me dicen “déjame subirme a tu bicicleta” y que aquello venga de una bombera atractiva, el prodigioso macho que hay en mí delibera un vulgar “por supuesto!”. Y que alguien de su entorno cabalgue en uno de los remolques. La fatiga, en estos casos, no me permite fastidiarme. Solo pienso en una abundante cena y un buen vino y un buen descanso.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué pesado soy !

Hoy hay elecciones generales en Paraguay y, esto me lleva a recordar que tengo pendiente una composición con alguien de mi pueblo natal, Santa Rosa, en el departamento de Misiones. Una composición que me retrate ahí donde nací y crecí.

- Para que serviría esto ?, inquirir inquiriendo.
- Para agregar a otros testimonios de ilustres pobladores en una publicación que sirva como texto pedagógico, quien habla es alguien vinculada al mundo académico local.

Han pasado varias semanas sin dar señales de vida. De vez en cuando me indaga por Facebook, la vía de comunicación contemporánea. Le digo que quizás la próxima semana y así sucesivamente. Luego está Gloria, mi hermana, con quien dejo de hablar por temporadas. Hace tres días me pregunta si cual es mi opinión con respecto al devenir político del país sudamericano.

Es tan escaso mi entusiasmo hacia mis orígenes que quiero pensar que representa un autoengaño, una negación, un sentimiento de inferioridad, de culpabilidad, de inseguridad. La verdad…

Levedad

Una plácida tarde de Septiembre, no tan lejos de Le Petit-Abergement, me detuve a hacer una pausa. Sin pensamientos, disfrutando de esa luminosidad transparente; ojeando las vacas pastar, los pajaros volar, las hojas de los árboles danzar con la brisa suave. Simplemente un estar verdaderamente presente donde me hallaba encontrado. Ni siquiera me percaté de mi soledad y mi silencio. Era una pausa existencial, benévola, gratificante y hoy, memorable.